Asturias y el mundo mágico de ParísReportar como inadecuado




Asturias y el mundo mágico de París - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Bellini

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Giuseppe Bellini Asturias y el mundo mágico de París Università di Milano —19 Cuando tratamos de la formación artística de Miguel Ángel Asturias sabemos ya muy bien que ella debe muchísimo a los años parisinos.
Terminados sus estudios universitarios de Derecho, el duro clima inaugurado en Guatemala en los años 1921-1923 por Ubico, sucedido a Estrada Cabrera en la dictadura, induce los padres del futuro poeta y novelista a enviarle a Europa, para que se perfeccione en estudios económico.
La meta es Londres, pero casi inmediatamente el joven Asturias decide trasladarse a París y dedicarse a la literatura; en la capital francesa se quedará durante varios años, embelesado por el encanto de la ciudad y su vida artística y bohemia, de la que con gran entusiasmo participará.
Será éste un momento de gran importancia para la formación del artista y marcará profunda y originalmente toda su producción literaria. Para el joven guatemalteco París constituyó un encuentro fulgurante: primeramente las clases del profesor Georges Raynaud sobre mitos y religiones de Mesoamérica, que escuchó deslumbrado en la Sorbona.
Fue una manera de descubrirse a sí mismo, como perteneciente a una civilización que nada tenía que envidiar a las más celebradas de Occidente.
Siempre recordará Asturias que el sabio francés, desde la primera de sus clases, lo estuvo mirando con mucha insistencia, porque en su cara había visto la del maya puro, y tanto que, terminada la lección se lo llevó a su casa y presentándoselo a su mujer que estaba cocinando le dijo: «He aquí un maya. ¡Y tú que dices que los mayas no existen!»1. Al entusiasmo del maestro correspondió el del discípulo; pronto Asturias fue su colaborador y bajo su guía científica emprendió, en unión con José María González de Mendoza, la traducción del Popol-Vuh y de los Anales de los Xahil2. —20 Cuando Miguel Ángel llega a París todavía no es propiamente ni escritor ni poeta.
Nos decía, ...





Documentos relacionados