Yo soy un tipoReportar como inadecuado




Yo soy un tipo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Massiani

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Francisco Massiani Yo soy un tipo ¿Quién duda que yo soy un tipo? Y cuando me pongo mi terrible bluyín, y me forro el pecho con el pulover que me trajo el primo de allá arriba, y clavo mis botas tacón aluminio en Bebi, y arranco, ¿quién duda que yo soy un tipo? Así y todo sin la Bebi ¿quién lo duda? Basta con mirar a ese tipo, que soy yo, ese que está en el espejo, ahí delante de ti, animal, fíjate la altura, el cuerpo, fíjate los músculos de los brazos, de las piernas, duro, compacto, igual a mí, Bebi, maldito sea el italiano, el carajo que me la mató.
La Bebi, la linda, me llamaban flecha de oro. Apenas cogía una curva y estaban las Gutiérrez asomadas en la ventana, envidia, una maldita y podrida envidia es lo que tenía Tobi, el hermano. ¡Ese Tobi, qué tipo! ¡Ese sí que es un tipo! El tipo más culillúo que he visto en mi vida, «Oye Tulita», ¡qué tipo! con esos pantalones de vaca gorda, ni siquiera sabe meterse un tabaco en la boca, pobre friend, está condenado, siempre lo dije.
«Ese amigo tuyo Tulita, no me gusta», fíjense: de novio con mi hermana.
Me pregunto, a veces, cuando estoy solo en mi cuarto, y fumo, y miro el techo y me siento feliz porque mañana voy a cansar a Bebi, la voy a quemar por la playa, pensando en la arena y los cauchos arrastrándose sabroso sobre el pavimento, raspando la tierra, después un salto, la curva, y dejas atrás los árboles, las palmas, la gente pasmada, y tú solo con todo el aire quemándote la cara, el viento entre brazo y brazo, perforando el aire con tu cuerpo, cuando pienso y fumo y miro el techo, me —58; pregunto para que sirve sinceramente tener una novia y visitarla, me pregunto, para qué enredarse la vida con una carajita que lo único que hace es «Oye, Rulos, ¿por qué no me llamaste el otro día?» Yo no le marco tarjeta a nadie, y si vivo en casa es para que los viejos me mantengan, que alguna culpa y vergüenza debería de darles haberme traído a esta aburridísima y pord...






Documentos relacionados