Pigmalión contra GalateaReportar como inadecuado




Pigmalión contra Galatea - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Huxley

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Aldous Huxley Pigmalión contra Galatea No la naturaleza, sino en el más amplio sentido de la palabra el arte es el más formidable enemigo actual del hombre; no la materia, sino su propio espíritu.
Verdad que la naturaleza nos juega de vez en cuando algunas de sus temibles tretas, enviándonos una epidemia o una inundación o flagelándonos cuando menos lo esperamos con témpanos o aludes, con terremotos, mangas de langostas, rayos, inundaciones.
La materia sigue siendo, claro está, materia: terca, conservadora y, en oposición a nuestros ensueños y nuestros ideales, aferrada interminablemente a las leyes que la rigen.
Con todo, no puede negarse que el hombre civilizado ha logrado en parte considerable domesticarla, obligándola, a pesar de su rebeldía, a servir sus fines humanos.
Nada marcha mejor que lo que se inventa; pero nada también, a veces, fracasa tan sorprendentemente.
En vez de los viejos enemigos familiares, con quienes desde el principio de los tiempos venía luchando, y en los últimos tiempos con éxito –––––––– 86 –––––––– cada vez mayor, el hombre triunfante se ve hoy enfrentado a adversarios nuevos y desconocidos, hijos de su inventiva.
El momento de su primera gran victoria sobre las fuerzas naturales se ha trocado, por marcada ironía, en su primera derrota grande, en una campaña nueva contra un enemigo completamente diferente.
El vencedor de la naturaleza ha sido derrotado por el arte, por las propias artes que él mismo creó con el objeto de vencer a aquélla.
La humanidad se tambalea hoy ante los golpes que recibe en esa desastrosa lucha con las fuerzas organizadas de su propia inteligencia. Cada una de las inquietudes principales que nos perturban en este momento sumamente incómodo de la historia, proviene no de la naturaleza ni de la materia, sino del espíritu y de las artes y ciencias que el espíritu ha creado. ¿Por qué hay ejércitos de desocupados en todos los países industriales del mun...






Documentos relacionados