Otra escuelaReportar como inadecuado




Otra escuela - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Cervera

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Juan Cervera Otra escuela cine, radio, televisión, prensa Índice Introducción Los medios de comunicación social, la escuela paralela Los medios de comunicación social Esbozo de géneros y contenidos Importancia especial de la televisión Los niños ante el televisor La prensa infantil El lenguaje de los medios de comunicación social La intercomunicación El peso de la literatura en los medios de comunicación social La sociedad ante los medios de comunicación El individuo ante los medios de comunicación Introducción ¿Comunicación? ¿Diálogo o monólogo? Lo primero a que deberían atender los medios de comunicación social sería a la revisión a fondo del sentido de su nombre: comunicación. Si como en toda comunicación humana hay que admitir que existe un canal a través del cual se comunican el emisor y el receptor estableciendo un diálogo, por paradoja del destino, y también del lenguaje, en los medios de comunicación social el canal sólo sirve para que el emisor vierta sobre el receptor cuanto quiera en permanente monólogo.
Y éste difícilmente puede utilizar el mismo canal para manifestar no sólo su disconformidad o su protesta, sino simplemente su adhesión o admiración. ¿Qué comunicación existe entre el realizador de una película y el espectador que, tras pagar su entrada, aguanta durante hora y media lo que se le diga desde la pantalla sin posibilidad ninguna de diálogo? ¿No hay acaso una separación entre uno y otro que es precisamente la base de la incomunicación? Todos entendemos y exigimos que para que haya diálogo por lo menos las dos partes en coloquio se escuchen mutuamente.
Muchas veces los que se sienten inferiores -subordinados respecto al jefe, alumnos respecto al profesorsolamente piden que se les escuche a ellos.
A fin de cuentas ellos son los que se consideran explotados y oprimidos: Pero aquí; no.
Aquí acepta uno alegremente el riesgo de que el otro manipule y aliene, sin caer en la cuenta de ello.
Y lo que...






Documentos relacionados