Notas de viaje a Ouro PretoReportar como inadecuado




Notas de viaje a Ouro Preto - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Supervielle

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Jules Supervielle Notas de viaje a Ouro Preto Sábado 12 de julio de 1930.- Desde la alta terraza del hotel contemplo en mi torno las luces de la bahía de Río y las de la montaña próxima, todavía más atrayentes.
No se sabe a qué pueden estar prendidas esas estrellas terrestres, en la noche que profundizan. Pienso: «¿Por qué este viaje al interior? ¿No es acaso lo peculiar del Brasil el entregarse empezando por sus costas? Las montañas y su vegetación, todo lo que hace habitualmente el interior de un país, vienen aquí al encuentro del viajero, en plena mar, lo interpelan y lo reclaman». Aún antes de desembarcar se oye cómo dice la tierra al mar: «Te doy estas montañas, las mejores que tengo, mira sus formas suntuosas y extraordinarias, mira sus palmeras».
Y el océano, sobre las playas, asiente con ruidosas protestas de amistad. Sin embargo mañana dejaré esta ciudad que conozco tan –––––––– 75 –––––––– mal todavía (sería preciso un mes para darse una idea).
Rumbo a Ouro Preto con mi amigo Gerardo Seguel, amigo de Neruda y de Díaz Casanueva, notables poetas chilenos los tres. El viaje, mantenido hasta hoy en estado de proyecto, va a tomar forma de vagón, de un vagón determinado, distinto de las gentes que nos enfrentan con sus cabezas rotundas. Domingo 13.- Estamos en el tren.
Las curvas no escasean y la locomotora se ve, por la ventanilla, como una extraña que se olvidara totalmente de nosotros. El paisaje responde a todas nuestras preguntas repitiendo: «Palma, palmas, bananas, bananeros, muy agradables montañas». Se tiene una impresión tal de sueño, en estas primeras horas de viaje, que no parece sino que se pudiera meter el índice sin peligro entre las alas de un ventilador.
Y, de pronto, nos asombramos al ver por la ventanilla que ya no quedan bosques.
Entramos en el estado de Minas Geraes.
Las muchachas de las estaciones se suceden tomadas de la cintura.
Tengamos aún confianza en lo futuro ...






Documentos relacionados