Misterios poéticosReportar como inadecuado




Misterios poéticos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Torre

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Guillermo de Torre Misterios poéticos Poesía y misterio han venido a ser felizmente términos sinónimos en los últimos tiempos.
En rigor, esta identidad nunca debiera haber desaparecido si el ímpetu poético elemental hubiese conservado siempre su resplandor salvaje sin dejarse canalizar en fórmulas lógicas.
Pero el empeño cobarde en enmascarar lo intuitivo, el miedo a perforar lo subconsciente, a develar el misterio y, en suma, la tendencia retórica a domeñar el indisciplinado fluido poético desnaturalizó el lirismo tornándolo en anécdotas prosaicas.
Al decir esto dejo a un lado toda cuestión –––––––– 209 –––––––– formal.
Innecesario me parece reiterar que la poesía -en su prístino e inconfundible sentido de creación- no está adscrita a ninguna fórmula, a ninguna convención preceptista y puede darse tanto en la prosa como en el verso. Mas la reacción dignificadora de la poesía, la rehabilitación lírica operada estos últimos años en todas las lenguas ha sido muy intensa y radical, llegando quizá a límites excesivos.
No es la ocasión de detallar esas etapas que están en la memoria de quienquiera haya seguido de cerca los últimos experimentos líricos.
Se ha ido tan lejos que las fronteras de lo inteligible quedaron casi borradas.
¿Causas? En primer término la extensión de las posibilidades temáticas hasta nuevas zonas de la realidad recién adquirida -cubismo, ultraísmo- y luego el ejercicio del automatismo psíquico, la apelación a los dictados subconscientes -suprarrealismo-, agravado por los asaltos al idioma, la insurrección verbal proclamada por los norteamericanos de transition.
Todo ello ha engendrado un ilogismo violento, una irrealización exasperada y limítrofe con las más crueles abstracciones.
Se ha llegado hasta las puertas del misterio sin clave. Hundirse en él equivale a cortar toda amarra con la vida, a volar los puentes de acceso.
Y una vez perdido el contralor -por mínim...






Documentos relacionados