Los Surcos InundadosReportar como inadecuado




Los Surcos Inundados - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Arteche

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Miguel Arteche -Los Surcos Inundados- David Rosenmann-Taub, Los Surcos Inundados, Editorial Cruz del Sur Los Surcos Inundados, segundo libro de David Rosenmann-Taub, es algo más que una promesa en al ámbito de nuestra generación.
Pocas veces he visto una voz que trajera más riqueza entrañable de verdadera poesía -y muy contemporánea- como la de Rosenmann-Taub.
Por fin, y ya era hora, en esta poesía no se persigue la novedad por la novedad. Los Surcos Inundados trae algo un poco desconocido en nuestra joven poesía: la conciencia de oficio.
Escribir en estado de alucinación fue algo muy entretenido en cierto tiempo; con ello se justificaron muchas tonterías.
Con escribir renglones sueltos y lanzar aullidos incoherentes, todo estaba listo.
O pensaban: alguien escribió verso libre; eso también lo hago yo, y es fácil.
O: alguien inventó esa dichosa escala de sonidos -la de doce- y aquí está mi oportunidad.
Maestro con genio, y discípulos encargados de desprestigiar al maestro.
Así ha sido y así será.
Detrás de las enormes posibilidades para los auténticos artistas, que abrieron, por ejemplo, la escuela de Viena, en música, y el superrealismo, se escondieron legiones de ineptos y de estafadores. Rosenmann-Taub no regresa a ninguna parte.
Conoce su personal técnica, sabe la técnica del oficio y, lo más importante, con esas dos direcciones dominadas escribe una extraña, conmovedora poesía.
Un análisis a fondo del libro descubriría el dominio de la adjetivación, la maestría en la técnica del verso: piénsese en la variación métrica de sus poemas, en la creación de palabras, en la riqueza de un vocabulario que le pertenece y que usa con familiaridad, sin que se vea detrás de él lo libresco. Sin embargo, entre la exacta, dura arquitectura de su poesía, flota un mundo primario, de seres elementales, no a la manera de hombres esbeltos, fúlgidos, de un paraíso pasado o futuro, sino con toda la fuerza y calidez, la amargura y el desen...





Documentos relacionados