Los héroes de la viseraReportar como inadecuado




Los héroes de la visera - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Hoyos y Vinent

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Antonio de Hoyos y Vinent Los héroes de la visera [Nota preliminar: edición digital a partir de Oro, seda, sangre y sol.
Las novelas del toreo, Madrid, Renacimiento, 1914, pp.
77-149 (ver portada). Hemos introducido escasas variantes relacionadas con la puntuación.
En cuanto a la acentuación, se han seguido los criterios de la Ortografía de la lengua española, Real Academia Española, Madrid, Espasa Calpe, 1999.
En los parlamentos que reproducen el habla coloquial, se ha optado por acentuar diacríticamente aquellos términos que puedan inducir a error: -é («es», verbo) frente a e («e», conjunción); -Dió («Dios», sustantivo) frente a dio («dio», verbo); -quién («quieren», verbo) frente a quien («quien», relativo). Por lo demás, se ha mantenido en todo caso la edición original.] Primera parte -ICayetano hizo su aparición en la taberna y, encarándose con el «Carreterito», avisó: -La «Rubia», que te espera ahí fuera. Alzó la cabeza el torero con un gesto brusco, que echó hacia atrás la dorada onda dormida sobre la frente, y separando los ojos de las cartas formuló con impaciencia: -La dices que se «ahueque», ¿estás tú? Y que haga el pijotero favor de dejarme en paz.
¡Ah! -añadió al ver que el otro se disponía a retirarse-, y tú que no me vengas con «embajás». Salió el maletilla con jacarandosos andares toreros, orgulloso de su terno perla, de su cordobés flamante, de la jarifa corbata roja rayada de verde y, sobre todo, de su belleza de niño gitano, -80- que le ayudaba a vivir en los años juveniles al amparo de las hembras de trapío con la misma alegre inconsciencia con que viven los pájaros en los días primaverales al amparo de los árboles vestidos de follaje; cayó nuevamente la cortina de rayado percal sobre el luminoso cuadro de la puerta, y el santuario de Baco quedó sumido en la semipenumbra, que hacía de él un oasis en el bochorno de la tarde estival. En el recinto, menos sucio de lo que era de ...






Documentos relacionados