Guzmán el BravoReportar como inadecuado




Guzmán el Bravo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Lope de Vega

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Lope de Vega Guzmán el Bravo Novela tercera [Nota preliminar: presentamos una edición modernizada de Guzmán el Bravo, de Lope de Vega, Madrid, en casa de la viuda de Alonso Martín, a costa de Alonso Pérez, 1624, basándonos en la edición de Antonio Carreño (Vega, Lope de, Novelas a Marcia Leonarda, Madrid, Cátedra, 2002, pp.
285-339), cuya consulta recomendamos.
Con el objetivo de facilitar la lectura del texto al público no especializado se opta por ofrecer una edición modernizada y eliminar las marcas de editor, asumiendo, cuando lo creemos oportuno, las correcciones, reconstrucciones y enmiendas propuestas por Carreño.
Anotamos la lectura del original cuando la modernización ortográfica incide en cuestiones métricas o rítmicas.] A la señora Marcia Leonarda Si vuestra merced desea que yo sea su novelador, ya que no puedo ser su festejante, será necesario y aun preciso que me favorezca y que me aliente el agradecimiento.
Cicerón hace una distinción de la liberalidad en graciosa y premiada; benigna la llama, siendo graciosa, y si ha tenido premio, conducida.
No querría caer en este defecto, pero como yo no tengo de hacer cohecho, así no querría perder derecho, que no es razón que vuestra merced me pague como Eneas a Dido, remitiéndome a los dioses, cuando dijo: Si el cielo a los piadosos galardona, si en ellos hay justicia, si conocen los ánimos, te den condigno premio. Fue opinión del Filósofo que naturalmente se deseaba el premio, y dijo el romano satírico: Nadie, si el premio le quitas, abrazará la virtud. Y aunque la gracia siga al que la da y no al que la recibe, creo que hemos de ser vuestra merced y yo como el caballero y el villano que refiere Faerno, autor que vuestra merced no habrá oído decir, pero gran ilustrador de las fábulas de Isopo.
Dice, pues, que llevando una liebre un rústico apiolada (así llama el castellano a aquella trabazón que hacen los pies asidos después de muerta), le topó un caballero, que acas...






Documentos relacionados