Las influencias literariasReportar como inadecuado




Las influencias literarias - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Azorin

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Azorin Las influencias literarias Recientemente hemos releído el -Ensayo- de Andrés Gide sobre las influencias literarias.
El problema de las influencias es muy complejo.
Las ideas que en este trabajo expone Gide nos parecen interesantísimas.
El escritor se ve asaltado de mil maneras por las influencias.
¿Cómo precisar las buenas? ¿Cómo rechazar las nocivas? ¿Y cuáles son las benéficas? ¿Cuáles las dañosas? Generalmente se cree que los literatos están sólo influidos por los grandes autores.
Se acepta la influencia de las obras capitales en literatura.
No se habla para nada de las obras mediocres.
No se concibe que una obra mediocre pueda influir benéficamente en un autor.
El asunto merece ser estudiado con detenimiento.
Ni el mismo autor influido puede decir con exactitud de qué modo y en qué medida y por qué autores ha sido influido.
Vivimos en un ambiente espiritual -sea el que sea- que nos es imposible definir con precisión.
Un poeta, un novelista, un comediógrafo hacen lecturas múltiples y diversas.
Leen autores conspicuos y autores anodinos.
¿Cuáles de ellos serán los que hayan influido definitivamente y por modo laudable en la obra realizada? Se habla tan sólo de las influencias literarias en la gestación de la obra.
Pero ¿y lo literario? ¿No influirá también? ¿Cómo separar lo ficticio de lo real? No podemos marcar, en cuanto a influencias, la línea que separa un mundo de otro.
La realidad cotidiana, con sus pequeños detalles, con sus incidentes minúsculos, influye tan intensamente en la obra como pueda influir un preclaro autor. Andrés Gide se chancea sarcásticamente de los autores que, celosos de su personalidad, evitan ciertas influencias.
Esos autores no quieren leer determinados libros para no ser por ellos influidos.
Creen que su personalidad va a desviarse, a apocarse, a perder en propio [son y pergeño].
El autor que comentamos dice que, por el contrario, esas lecturas vendrían a fortificar y corroborar la perso...






Documentos relacionados