Las ascesis y las rateras noticias de la tierraReportar como inadecuado




Las ascesis y las rateras noticias de la tierra - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Glantz

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Margo Glantz Las ascesis y las rateras noticias de la tierra Manuel Fernández de Santa Cruz, obispo de Puebla No hay mejor fórmula para describir este trabajo que la expresión inglesa «work in progress»: simples notas que apuntan hacia un trabajo futuro: el de una erótica conformada por el ascetismo, esa obsesión constante en el periodo barroco y, por tanto, también en el México del siglo XVII: un ferviente deseo de vencer a la prisión corporal y aniquilar su materialidad; como consecuencia, un esfuerzo incesante por destruir el cuerpo.
Un solo resultado: su presencia insoslayable en el discurso. Podríamos simplificar diciendo que si el cuerpo del místico se desvanece, el del asceta se agiganta.
«La corrupción del cuerpo es el presupuesto de su inmortalidad», como diría Barthes1.
Ese deseo ha sido privilegiado por el discurso hagiográfico que organiza una composición de lugar, un discurso de virtudes y un repertorio anecdótico2 mediante el cual se da cuenta de momentos singulares en que el cuerpo es el espacio escenográfico de una erotización.
Cuando se define el modelo de santidad, se comparte un mismo repertorio de imágenes, la misma concepción retórica y formas semejantes de puestas en escena.
No es extraño, los márgenes de originalidad son muy estrechos, se procede siempre de acuerdo a una rigurosa organización predeterminada por escrito, y definida como un modelo a imitar, el de los Ejercicios espirituales de San Ignacio y el Camino de perfección de Santa Teresa, [.] . Octavio Paz, «pueden adivinarse [en su biografía] dos pasiones: la teología y las religiosas»4.
Sin embargo, a pesar de que posee varios de los rasgos distintivos del discurso hagiográfico, la vida del obispo de Puebla acusa ciertas diferencias si se compara con las hagiografías de otras figuras de la misma época, entre otras la del jesuita Núñez de Miranda, confesor de la monja jerónima o la del arzobispo Aguiar y Seijas, sus denodados perseguidores.
...






Documentos relacionados