La zarpa de la EsfingeReportar como inadecuado




La zarpa de la Esfinge - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Hoyos y Vinent

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Antonio de Hoyos y Vinent La zarpa de la Esfinge La ofrenda Tórtola: tú eres el símbolo de la belleza única.
Antes de conocerte yo te había visto danzar ante Herodes como Salomé, bailar en el desierto entre los tigres como Cleopatra.
Eres el ensueño hecho carne.
Estás más allá de la vida, del tiempo y del espacio.
Deja que te ofrezca en homenaje la historia trágica de una pobre danzarina que fue hermética y hierática y tuvo zarpa de piedra como la Esfinge y corazón de carne como hija de Eva.
Déjame depositar a tus pies, ¡divinos pies enjoyados de Icono!, la ofrenda «A la gloria de Tórtola Valencia: Oro, Incienso, Mirra». Primera parte -IEl cortejo de Terpsícore La presencia de la marquesa Elvira en el baile de La Dalia fue un escándalo.
Toda la concurrencia (y el hecho de ser Martes de Carnaval, agravado por el de celebrar el Niño del Piano, que tantismas-frase estampada en las invitaciones en que se ofrecía la fiesta a dos docenas de jóvenes y señoritas, distinción tan propia como digna de encomio, así como a unos cuantos astros coletudos entre los que brillaba con luz propia el Cautivito, más conocido en los colmados que en las plazas, y más que por los públicos, por las damas que celebran mercado de sus encantos, y que en el caso de Cipriano hacíanse una dulce carga de atender a la satisfacción de sus necesidades y boato, con largueza digna de encomio-, simpatías contaba en el barrio, hacíale imponente) había desfilado ante el grupo formado por la marquesa Elvira de Moncada, Judith Israel, la admirable danzarina, Julito Calabrés, Gregorito Alsina, Wifredo Silvano, el compositor de La Danza de Walpurgis, Fabricio Remanso, el poeta evocador de El Amor de Antinous, y Miguel Ángel Estrada, escultor vidente e iluminado que creara las alucinantes figuras de «La Lujuria» y «La Muerte», el inquietante grupo que en la última Exposición provocó un conflicto de orden público. Ni una sola de las personas reunidas en el am...






Documentos relacionados