La tragedia de MacbethReportar como inadecuado




La tragedia de Macbeth - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Shakespeare

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



William Shakespeare La tragedia de Macbeth Traducción, prólogo y notas de Luis Astrana Marín Índice Acto I Acto II Acto III Acto IV Acto V MACBETH es la tragedia de la ambición, que se des arrolla hasta adquirir proporciones épicas.
Inferior a Hamlet y a El rey Lear, en cuanto estas exploran los más vastos abismos del entendimiento y de las pasiones, les aventaja en nervio dramático, de la que es prototipo, y en la que su autor acusa más fuertemente su sistema.
Sin temor a error, puede sostenerse -aun no olvidando las más sombrías creaciones del teatro de Esquilo, cuya línea continúa -que MACBETH es la tragedia por excelencia.
Su deslumbrante hermosura estriba, a nuestro modo de ver, en el perfecto acoplamiento de los caracteres a la acción y en el relieve inmortal que Shakespeare ha sabido infundir a los tipos. MACBETH es un episodio de la historia de Escocia, que el príncipe de los poetas tomó de la Crónica de Holinshed, quien a su vez halló los elementos de ella en los anales escoceses de Héctor Boethius.
Considerando esta circunstancia, varios críticos y comentaristas la han incluido entre las Historias del gran trágico, sin reparar que en estas Shakespeare no tiende sino a dramatizar los hechos, en tanto que en las Tragedias -MACBETH incluida- lo principal a que se mira es al hombre, con sus pasiones.
Poco nos importa, en efecto, que Macbeth haya sido un personaje histórico, que ha vivido y reinado, cuya usurpación y crímenes nos cuentan los antiguos anales de Escocia.
El interés de la pieza no reside en la influencia que los acontecimientos a que se liga haya podido ejercer sobre los destinos del país en que hubo de vivir y reinar; y menos todavía en el hecho de que uno de los personajes -Banquo- fuera la fuente de la dinastía que en tiempos de Shakespeare ocupaba los tronos de Inglaterra y Escocia -los Estuardos-; este es un detalle insignificante, casual diríamos, y casi ajeno al fondo mismo de la acción.
El poeta, eleván...






Documentos relacionados