La noche del 23Report as inadecuate




La noche del 23 - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Azorin

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Azorin La noche del 23 No olvidaré nunca la noche del 23 de abril; el 23 de abril estaba yo en la Mancha; era yo huésped, en la finca del Rozalejo, de mis parientes Paco Muñoz y su mujer María de los Llanos.
El 23 de abril de 1616 murió Cervantes.
Había yo ido a la Mancha después de muchas instancias por parte de mis deudos y de muchas promesas por parte mía.
El viaje lo había ido aplazando durante mucho tiempo; no podía demorarlo más.
En esa noche del 23 me ocurrió una cosa muy rara; aun hoy, después de tantos años, ese lance me hace cavilar. -¡Ya estás aquí, querido Arnaldo! -exclamaron, al verme llegar, Paco Muñoz y María de los Llanos-.
¡Ya estás entre nosotros, por más que vengas, más por tu capricho que por nosotros! Al proferir mis parientes estas palabras sonreían irónicos; aludían con eso de mi capricho algo que debo explicar.
Sí, yo había ido al fin a la Mancha; había ido, tanto por afecto a mis deudos cuanto por cumplir un deseo vehemente.
No lo extrañaban Paco y María, porque, sabiendo que soy poeta, me tienen por lunático.
Y no es que yo cultive la poesía al modo incoherente que hoy prevalece; respeto todos los modos de poetizar; pero yo tengo el mío; ansío yo, en cuanto puedo, hallar las relaciones profundas de las cosas, no las encimeras, y exponerlas con matices sutiles.
Voy al motivo ineludible de mi viaje: soy apasionado de Cervantes; he leído el Quijote incontables veces; no transcurre día sin que lea un capítulo de la novela; tengo todo un ancho estante lleno de ediciones varias del Quijote.
En mi lectura de la obra, he llegado a tal saturación que yo necesitaba ardientemente realizar un acto en que concretar todo mi fervor.
Estoy oyendo que ustedes, como Paco y María, dicen en voz baja: -¡Cosas de Arnaldo!-. Ya estaba yo en plena llanura manchega; la casa era toda blancura: blanca por dentro y blanca por fuera.
De una lengua se veían fulgir, sobre la tierra parda, bajo el cielo azul límpido, las pared...






Related documents