ORFEOReportar como inadecuado




ORFEO - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Goycoechea Menéndez

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Goycochea Menéndez (Lucio Stella) ORFEO Campo de Maratón.
En el Oriente, un perfil de montañas azuladas.
El cielo va vistiéndose de nubes, y de vez en cuando, el relámpago lanza su jabalina candente por el horizonte.
Una columna, elevándose con sutileza aérea, sostiene un trofeo.
Más abajo una épica leyenda.
En el friso, un relieve muestra a Cinegiros sepultando su gloria bajo la lápida de las olas.
Hay jirones de estandartes agitándose al viento.
Sobre la tumba de los caídos se amontonan los escudos formando dólmenes gigantescos bruñidos en bronce y en hierro.
Orfeo surge en el seno de un lirio.
Tras de él viene una gran escolta de palmeras y de ruiseñores. ORFEO El rayo truena entre el velo de la nube.
La tempestad está próxima.
Muy en breve, la lluvia desatará su cendal de gotas, que vendrá a confundirse con las lágrimas con que las madres regaron este suelo.
¡El eco de los truenos no es más imponente que sus sollozos! LOS RUISEÑORES Nosotros, en los trinos, cantamos sus dolores LAS PALMERAS Nosotras en la noche rimamos sus clamores. ORFEO Pero las lágrimas de las madres son el óleo de la gloria.
Cuando ellas caen sobre el túmulo, se estremecen las corazas bajo el manto de la tierra y, el corazón hecho polvo de los que yacen, reflorece.
En el Sunion, una mujer, al estampar un beso en la boca de su hijo, le dio el hálito de la vida.
Sobre el rostro de un muerto que sonreía he visto una constelación de gotas enrojeciéndose a la Aurora. LAS PALMERAS Nosotras los caídos cubrimos con un manto. LOS RUISEÑORES Nosotros sus proezas decimos en un canto. ORFEO Los laureles abren sus tirsos opulentos.
Sobre la tierra húmeda brotan las margaritas.
Y ellas forman el sudario que cubre a los que con el músculo encadenaron la Victoria.
Aquí Arístides quebró su espada sobre el escudo del Polemarca; allí cien ciudadanos murieron aplastados por las ruedas de los carros.
Sus cien esposas tendieron sobre ellos sus velos y se hirieron en los...





Documentos relacionados