La noche de San JuanReportar como inadecuado




La noche de San Juan - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Lope de Vega

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Lope de Vega La noche de San Juan Personas que hablan en ella. DON JUAN. DON LUIS. DON PEDRO. DON BERNARDO. OTAVIO. MENDOZA. CELIO. LEANDRO. LEONARDO. DON FÉLIX. Alguaciles. DOÑA LEONOR. DOÑA BLANCA. INÉS, criada. ANTONIA, criada. FENISA. LUCRECIA. FABIO. RODRIGO. DON ALONSO. DON TORIBIO. TELLO, gracioso. -fol.
68rActo primero Salen DOÑA LEONOR, dama, y INÉS, criada. DOÑA LEONOR No sé si podrás oír lo que no puedo callar. INÉS Lo que tú supiste errar, ¿no lo sabré yo sufrir? DOÑA LEONOR Perdona el no haberte hablado,5 Inés, queriéndote bien. INÉS Ya es favor de aquel desdén pesarte de haber callado. DOÑA LEONOR No me podrás dar alcance sin un romance hasta el fin.10 INÉS Con achaques de latín hablan muchos en romance. DOÑA LEONOR Las destemplanzas de amor no requieren consonancias. INÉS Si sabes mis ignorancias,15 lo más claro es lo mejor. DOÑA LEONOR ¿Tengo de decir, Inés, aquello de «escucha»? INÉS No, porque si te escucho yo, necio advertimiento es.20 DOÑA LEONOR Vive un caballero indiano enfrente de nuestra casa en aquellas rejas verdes, cuando está en ellas doradas. Hombre airoso, limpio, y cuerdo,25 don Juan Hurtado se llama; dijera mejor, pues hurta, don Juan Ladrón sin Guevara. Este que mirando en ellas las tardes y las mañanas,30 no curioso de pintura, los retratos de mi sala, sino mi persona viva, como papagayo en jaula siempre estaba en el balcón35 diciendo a todos: «¿Quién pasa?»; debió de pasar Amor, que como el Rey que va a caza a las águilas se atreve, ¿cuánto y más a humildes garzas?40 Parándose alguna vez, preguntole cómo estaba; respondió: «Como cautivo», y miraba mis ventanas. De sus ojos y su voz,45 a mi labor apelaba, mas pocas veces defienden las almohadillas las almas. Muchas te confieso, amiga, que los ojos levantaba50 por ver si estaba a la reja, que no por querer mirarla. Di en cansarme si le vía, ¡oh, qué necia confïanza!, que pesándome de verle,55 de no verle me pe...






Documentos relacionados