La historia de Valdemar DaaeReportar como inadecuado




La historia de Valdemar Daae - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Andersen

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Hans Christian Andersen La historia de Valdemar Daae y de sus hijas Contada por el viento I Cuando acaricia el viento las altas yerbas, ondulan como las aguas de un lago; cuando se desliza sobre las mieses, se doblan y se levantan como las olas del mar.
El viento canta y cuenta.
¡Plena y sonora es su voz! Y ¡cómo sabe variar el tono, ora pasando por la copa de los árboles, ora por las ventanas de un campanario, ora por las troneras de una muralla! ¿Le ves, allá arriba, impulsando las nubes que huyen como un rebaño de ovejas perseguidas por un animal carnicero? ¿No se diría el aullido del lobo? Óyelo silbar ahora por entre las rendijas de la puerta; ¿no se diría el sonido de la bocina? Helo ahora en la chimenea; ¡cuán extraña melodía la suya! Escucha con atención.
Relata un triste romance.
Y no te sorprenda, sabe miles y miles de historias.
Oigamos su narración: ¡Hu-u-hud! ¡Paso y vuelo! Tal es el estribillo de su romance. II A orillas del gran Belt -dice el viento- se levanta un antiguo castillo señorial, con macizas murallas de greda encarnada.
Conozco todas las piedras que lo componen: las vi ya cuando sirvieron para edificar el castillo de Marsk-Stig; cuando lo derribaron, fueron llevadas más allá y con ellas se construyó el castillo de Borreby de que os hablo y que aún podéis ver de pie. He conocido a todos los altos y poderosos barones y a las hermosas castellanas que han habitado ese soberbio castillo.
Pero, dejémoslos; no quiero hablaros por hoy más que de Valdemar Daae y de sus hijas que también lo poseyeron en su tiempo.
¿Cuándo? Podrás encontrarlo en las crónicas. ¡Qué frente más altiva, la del señor Daae! Era de sangre real y sabía hacer otras cosas más que vaciar cuencos o cazar el ciervo.
Grande era la fe que en sí mismo tenía.
Cuando alguna cosa de las que emprendía no iba bien, «¡ya saldrá!», decía, sonriendo con tranquilidad, sin dudar nunca del éxito. Su esposa, vestida con trajes recamados de or...






Documentos relacionados