La gramática del amorReportar como inadecuado




La gramática del amor - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Pereda

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



José María de Pereda La gramática del amor Introducción El amor verdadero no reconoce límites ni obedece más que al corazón. El amor florece en todas las estaciones, en los más diversos climas y en casi todos los corazones. Sólo no cabe en los egoístas. Nace como las flores y se desvanece como el humo. El amor es impalpable, pero visible, y de esto apelo a mis lindas lectoras. Tiene el don de las transformaciones; engrandece, anima y embellece los corazones do se anida. Es todopoderoso. Da por veces talento, y otras muchas le quita. Intimida en ocasiones a los más valientes, y en otras da valor a los cobardes. Roba el juicio a los más prudentes y suele volvérselo a los locos. Conduce los pobres a la riqueza, y arrastra los opulentos a la miseria. Manda al ciego que vea; al sordo, que oiga, y el milagro se cumple. Convierte en esclavo al hombre libre y en libre al esclavo. Consuela al afligido y hace llorar al que ríe. Es, a veces, edificante. Los mortales son todos juguetes suyos. Inspira las más nobles acciones y es causa de los mayores crímenes. Manda, ordena y seduce; es Dios, en fin; es el amor. El amor tiene su aurora, su sol, su crepúsculo y su noche. Dichosos aquellos para quienes ha lucido el sol claro del amor. ¡Ay de los que sólo han visto su oscura noche! Sólo las mujeres saben amar. El hombre que ama no tiene otra ambición que la de agradar al objeto de su amor. Quien aspira a adquirir gloria, riquezas u honores, no sabe amar. El amor es niño ligero y alado; es exigente hasta el infinito, y quiere que todo se le sacrifique: talento, juventud y fortuna. Hay muy pocos hombres que lo hagan, porque son muy pocos los que saben amar.
Ninguno merece el amor de una mujer; sin embargo, en todas las acciones humanas juega siempre alguna mujer. -50Cada ministro, general, embajador o millonario, presentes o futuros, deberán su elevación a una mujer, que aspirarán a colocar sobre un alto pedestal de mármol o de bronce. En Rusia e Inglate...






Documentos relacionados