Los hombres que están de másReportar como inadecuado




Los hombres que están de más - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Chejov

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Anton Chejov Los hombres que están de más 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Anton Chejov Los hombres que están de más Son las siete de la tarde.
Un día caluroso del mes de junio.
Del apeadero de Hilkobo, una multitud de personas que han llegado en el tren encamínase a la estación veraniega.
Casi todos los viajeros son padres de familia, cargados de paquetes, carpetas y sombrereras.
Todos tienen el aspecto cansado, hambriento y aburrido, como si para ellos no resplandeciera el sol y no creciera la hierba. Entre los demás anda también Davel Ivanovitch Zaikin, miembro del Tribunal del distrito, hombre alto y delgado, provisto de un abrigo barato y de una gorra desteñida. -¿Vuelve usted todos los días a su casa? -le pregunta un veraneante, que viste pantalón rojo. -No; mi mujer y mi hijo viven aquí, y yo vengo solamente dos veces a la semana -le contesta Zaikin con acento lúgubre-.
Mis ocupaciones me impiden venir todos los días y, además, el viaje me resulta caro. -Tiene usted razón; es muy caro -suspira el de los pantalones rojos-. No puede uno venir de la ciudad a pie, hace falta un coche; el billete cuesta cuarenta y dos céntimos.; en el camino compra uno el periódico, toma una copita.
Todo son gastos pequeños, cosa de nada, pero al final del verano suben a unos doscientos rublos.
Es verdad que la Naturaleza cuesta más; no lo dudo,.
los idilios y el resto, pero con nuestro sueldo de empleados, cada céntimo tiene su valor.
Gasta uno sin hacer caso de algunos céntimos y luego no duerme en toda la noche.
Sí.
Yo, señor mío, aunque no tengo el gusto de conocer su nombre y apellido, puedo decirle que percibo un sueldo de dos mil rublos al año, tengo categoría de consejero y, a pesar de esto, no puedo fumar otro tabaco que el de segunda calidad, y no me sobra un rublo para comprarme una botella de agua de Vichy, que me receta el médico contra los cálculos de la vejiga. -En efecto; to...






Documentos relacionados