La muerte de un funcionario públicoReportar como inadecuado




La muerte de un funcionario público - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Chejov

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Anton Chejov La muerte de un funcionario público 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Anton Chejov La muerte de un funcionario público El gallardo alguacil Iván Dmitrievitch Tcherviakof hallábase en la segunda fila de butacas y veía a través de los gemelos Las Campanas de Corneville.
Miraba y sentíase del todo feliz., cuando, de repente.
-en los cuentos ocurre muy a menudo el «de repente»; los autores tienen razón: la vida está llena de improvisos-, de repente su cara se contrajo, guiñó los ojos, su respiración se detuvo., apartó los gemelos de los ojos, bajó la cabeza y.
¡pchi!, estornudó.
Como usted sabe, todo esto no está vedado a nadie en ningún lugar. Los aldeanos, los jefes de Policía y hasta los consejeros de Estado estornudan a veces.
Todos estornudan., a consecuencia de lo cual Tcherviakof no hubo de turbarse; secó su cara con el pañuelo y, como persona amable que es, miró en derredor suyo, para enterarse de si había molestado a alguien con su estornudo.
Pero entonces no tuvo más remedio que turbarse.
Vio que un viejecito, sentado en la primera fila, delante de él, se limpiaba cuidadosamente el cuello y la calva con su guante y murmuraba algo.
En aquel viejecito, Tcherviakof reconoció al consejero del Estado Brischalof, que servía en el Ministerio de Comunicaciones. -Le he salpicado probablemente -pensó Tcherviakof-; no es mi jefe; pero de todos modos resulta un fastidio.; hay que excusarse. Tcherviakof tosió, echóse hacia delante y cuchicheó en la oreja del consejero: -Dispénseme, excelencia, le he salpicado.; fue involuntariamente. -No es nada., no es nada. -¡Por amor de Dios! Dispénseme.
Es que yo.; yo no me lo esperaba. -Esté usted quieto.
¡Déjeme escuchar! Tcherviakof, avergonzado, sonrió ingenuamente y fijó sus miradas en la escena.
Miraba; pero no sentía ya la misma felicidad: estaba molesto e intranquilo.
En el entreacto se acercó a Brisch...






Documentos relacionados