TRES HOMBRES EN UNA BARCAReportar como inadecuado




TRES HOMBRES EN UNA BARCA - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Jerome

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Jerome K.
Jerome TRES HOMBRES EN UNA BARCA (POR NO MENCIONAR AL PERRO) 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Jerome K.
Jerome TRES HOMBRES EN UNA BARCA (POR NO MENCIONAR AL PERRO) CAPITULO PRIMERO Tres inválidos.
Sufrimientos de George y Harris.
Víctima de ciento siete enfermedades mortales.
Recetas útiles.
Cura para las afecciones hepáticas infantiles. Acordamos que sufrimos de exceso de trabajo y necesitamos descanso.
¿Una semana en el mar proceloso? George sugiere el río.
Montmorency presenta una objeción.
Moción original aprobada por mayoría de tres a uno. Eramos cuatro: George, William Samuel Harris, yo y Montmorency.
Estábamos sentados en mi habitación, fumando y charlando sobre lo malos que nos encontrábamos.
malos desde un punto de vista médico, naturalmente. Todos nos sentíamos enfermos, lo que nos estaba poniendo bastante nerviosos. Harris dijo que a veces le daban unos mareos tan extraordinarios que apenas sabía lo que hacía, y después George dijo que también él tenía mareos y apenas sabía lo que hacía.
En mi caso, lo que no funcionaba era el hígado.
Sabía que el hígado no me funcionaba porque acababa de leer un prospecto de píldoras hepáticas donde se detallaban los diversos síntomas que permiten apercibirse del mal funcionamiento del hígado.
Yo los tenía todos. Aunque parezca realmente extraordinario, jamás he leído un prospecto farmacéutico sin llegar inevitablemente a la conclusión de que padezco de la enfermedad allí descrita, y en su forma más virulenta.
El diagnóstico parece coincidir, sin excepción y exactamente, con todas las sensaciones que he sentido alguna vez en la vida. Recuerdo que un día fui al Museo Británico para leer algo sobre el tratamiento de un ligero achaque que me afectaba.
creo que era fiebre del heno.
Bajé el libro y leí cuanto tenía que leer; y después, irreflexiblemente, lo hojeé descuidado y empecé a estudiar con indolencia las enf...





Documentos relacionados