EL CUENTO DE LA SERPIENTE VERDEReportar como inadecuado




EL CUENTO DE LA SERPIENTE VERDE - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Goethe

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Johann Wolfgang Goethe EL CUENTO DE LA SERPIENTE VERDE 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Johann Wolfgang Goethe EL CUENTO DE LA SERPIENTE VERDE En su pequeña choza, ante el gran río cuya corriente habíase acaudalado por una fuerte lluvia y que desbordaba sus riberas, estaba el viejo barquero descansando y durmiendo, rendido por las labores del día.
Le despertaron fuertes voces en medio de la noche; escuchó que unos viajeros querían ser trasladados. Al salir delante de la puerta vio dos grandes fuegos fatuos flotando encima del bote amarrado y le aseguraron que se hallaban en los más grandes apuros y que estaban deseosos de verse ya en la otra orilla.
El anciano no se demoró en hacerse al agua y navegó con su destreza acostumbrada a través del río mientras los forasteros siseaban entre sí en un lenguaje desconocido y sumamente ágil, y estallaban, de vez en cuando, en fuertes carcajadas saltando por momentos en los bordes o en el fondo de la barca. —¡Se balancea el bote! —exclamó el viejo—.
Si estáis tan inquietos puede volcarse. ¡Sentaos, fuegos fatuos! Estallaron en grandes carcajadas ante esta advertencia, se mofaron del anciano y se pusieron más inquietos que antes.
Este soportó con paciencia sus malas maneras y, en poco tiempo, arribó a la otra orilla. —¡Aquí tenéis! ¡Por vuestro esfuerzo! —exclamaron los viajeros y, al sacudirse, cayeron muchas y resplandecientes piezas de oro dentro de la húmeda barca. —¡Santo cielo! ¿Qué hacéis? —exclamó el viejo—.
Me exponéis al más grande apuro! Sí una de estas piezas hubiera caído en el agua, el río, que no soporta este metal, se hubiera levantado en terribles olas devorándonos al bote y a mí, ¡y quién sabe cómo os hubiera ido! ¡Tomad de nuevo vuestro dinero! —No podemos tomar nada de lo que nos hemos desprendido —respondieron ellos. —Entonces, encima me dais el trabajo de tener que recogerlas y llevarlas a enter...






Documentos relacionados