EL LOBOReportar como inadecuado




EL LOBO - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Maupassant

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Guy de Maupassant EL LOBO 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Guy de Maupassant EL LOBO Vean ahí lo que nos refirió el viejo marqués de Arville, a los postres de la comida con que inaugurábamos aquel año la época venatoria en la residencia del barón de Ravels. Habíamos perseguido a un ciervo todo el día.
El marqués era el único invitado que no tomó parte alguna en aquella batida, porque no cazaba jamás. Durante la fastuosa comida casi no se habló más que de matanzas de animales.
Hasta las señoras oían con interés las narraciones sangrientas y con frecuencia inverosímiles; los oradores acompañaban con el gesto la relación de los ataques y luchas de hombres y bestias; levantaban los brazos, ahuecaban la voz. Agradaba oir al señor de Arville, cuya poética fraseología resultaba un poco ampulosa, pero de buen efecto.
Es indudable que habría referido muchas veces, en otras ocasiones, la misma historia, porque ninguna frase lo hizo dudar, teniéndolas todas ya estudiadas, muy seguro de producir la imagen que le convenía. —Señores: yo no he cazado nunca; mi padre, tampoco; ni mi abuelo ni mi bisabuelo. Este último era hijo de un hombre que había cazado él solo más que todos ustedes juntos.
Murió en mil setecientos sesenta y cuatro, y voy a decir de qué manera. -Se llamaba Juan, estaba casado y era padre de una criatura, que fue mi bisabuelo; habitaba con su hermano menor, Francisco de Arville, nuestro castillo de Lorena, entre bosques. -Francisco de Arville había quedado soltero; su amor a la caza no le permitía otros amores. -Cazaban los dos todo el año sin tregua, sin descanso y sin rendirse a las fatigas.
Era su mayor goce; no sabían divertirse de otro modo; no hablaban de otro asunto: sólo vivían para cazar. -Dominábalos aquella pasión terrible, inexorable, abrasándolos.
poseyéndolos, no dejando espacio en su corazón para nada más. -Habían prohibido que por ninguna causa le...





Documentos relacionados