CARTA QUE SE ENCONTRÓ A UN AHOGADOReportar como inadecuado




CARTA QUE SE ENCONTRÓ A UN AHOGADO - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Maupassant

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Guy de Maupassant CARTA QUE SE ENCONTRÓ A UN AHOGADO 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Guy de Maupassant CARTA QUE SE ENCONTRÓ A UN AHOGADO ¿Me pregunta usted, señora, si me burlo? ¿No puede usted creer que un hombre no haya sentido jamás amor? Pues bien: no, no he amado nunca, nunca. ¿De qué depende eso? No lo sé.
Pero no he sentido jamás ese estado de embriaguez del corazón que llaman amor.
Jamás he vivido en ese ensueño, en esa locura, en esa exaltación a que nos lanza la imagen de una mujer, ni me vi nunca perseguido, obsesionado, calenturiento, embebecido por la esperanza o la posesión de un ser convertido de pronto para mí en el más deseable de todos los encantos, en la más hermosa de todas las criaturas, más interesante que todo el universo.
En mi vida he llorado ni he sufrido por ninguna de ustedes.
Tampoco he pasado las noches en vela pensando en una mujer.
No conozco ese despertar que su pensamiento y su recuerdo iluminan.
No conozco tampoco la excitación enloquecedora del deseo, cuando se le espera, y la divina melancolía sentimental, cuando ella ha huido, dejando en el cuarto un perfume sutil de violeta y de carne. Jamás he amado. Muy a menudo me he preguntado a qué es esto debido y, verdaderamente, no lo sé muy bien.
Aunque llegué a encontrar varias razones, se refieren a la metafísica, y no sé si las apreciará usted. Analizo demasiado a las mujeres para dejarme dominar por sus encantos.
Pido a usted mil perdones por esta confesión que explicaré.
Hay en toda criatura dos naturalezas diferentes: una moral y otra física. Para amar tendría que descubrir, entre esas dos naturalezas, una armonía que no hallé jamás.
Siempre una de las dos hállase a mayor altura que la otra; unas veces la naturaleza física, y otras la moral. La inteligencia que tenemos el derecho de exigir a una mujer para amarla no tiene nada de común con la inteligencia viril.
Es más y es menos. Es me...






Documentos relacionados