El misterioReportar como inadecuado




El misterio - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Chejov

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Anton Chejov El misterio 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Anton Chejov El misterio La noche del primer día de Pascua, el consejero de Estado Navaguin, después de haber hecho sus visitas, tornó a su casa y tomó en la antesala el pliego de papel en donde los visitantes de aquel día habían puesto sus firmas.
Mudóse de traje, bebió un vaso de agua de Seltz, sentóse cómodamente en una butaca y comenzó la lectura de aquellas firmas.
Al llegar a la mitad del primer pliego se estremeció y dio muestras de asombro. ¡Otra vez! -exclamó golpeándose la rodilla-.
¡Es pasmoso! ¡Otra vez ha firmado ese diablo de Fedinkof, que nadie conoce! Entre las numerosas firmas había, en efecto, la de un Fedinkof.
¿Qué clase de pájaro era ese Fedinkof? Navaguin, decididamente, lo ignoraba. Pasó mentalmente revista a los nombres de sus parientes, de sus subordinados; exploró en el fondo de su memoria su pasado más lejano, y nada descubrió parecido, ni remotamente, al nombre de Fedinkof.
Lo más extraordinario era que, en los últimos trece años, ese incógnito Fedinkof aparecía fatalmente en ocasión de cada Pascua de Navidad y de cada Pascua florida.
¿Quién es? ¿De dónde viene? ¿Qué representa? Nadie lo sabía, ni Navaguin, ni su mujer, ni el portero. -¡Esto es increíble! -decíase Navaguin paseándose por el gabinete-; ¡es extraordinario e incomprensible!.
¡Llamad al conserje! -gritó asomándose a la puerta-.
¡Esto es diabólico! No importa; yo he de averiguar quién es.
¡Oye, Gregorio! -añadió dirigiéndose al conserje-; otra vez ha firmado ese Fedinkof.
¿Le has visto? -No, señor contestó el conserje. -Sin embargo, él ha firmado, lo cual prueba que estuvo en la portería. -No, señor, no estuvo. -Pero ¿cómo pudo firmar sin venir a la portería? -Eso yo no lo sé. -Entonces, ¿quién lo ha de saber? Acaso te duermes y no ves quién entra.
Procura acordarte.
Piénsalo bien. -No, señor; ningu...






Documentos relacionados