El fracasoReportar como inadecuado




El fracaso - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Chejov

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Anton Chejov El fracaso 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Anton Chejov El fracaso Elías Serguervitch Peplot y su mujer, Cleopatra Petrovna, aplicaban el oído a la puerta y escuchaban ansiosos lo que ocurría detrás.
En el gabinete se desarrollaba una explicación amorosa entre su hija Natáchinka y el maestro de la escuela del distrito, Schúpkin. Peplot susurraba con un estremecimiento de satisfacción: -Ya muerde el anzuelo.
Presta atención.
En cuanto lleguen al terreno sentimental, descuelga la imagen santa y les daremos nuestra bendición. Éste será un modo de cogerlo.
La bendición con la imagen es sagrada.
No le será posible escapar, aunque acuda a la justicia. Entretanto, detrás de la puerta tenía lugar el siguiente coloquio: -No insista usted -decía Schúpkin encendiendo un fósforo contra su pantalón a cuadros-; yo no le he escrito ninguna carta. -¡Como si yo no conociera su carácter de letra! -replicaba la joven haciendo muecas y mirándose de soslayo al espejo-.
Yo lo descubrí en seguida.
¡Qué raro es usted! Un maestro de caligrafía que escribe tan malamente.
¿Cómo enseña usted la caligrafía si usted mismo no sabe escribir? -¡Hum! Esto no tiene nada que ver.
En la caligrafía, lo más importante no es la letra, sino la disciplina.
A uno le doy con la regla en la cabeza; a otro le hago arrodillarse; nada tan fácil.
Nekransot fue un buen escritor; pero su carácter de letra era admirable; en sus obras insértase una muestra de su caligrafía. -Aquel era Nekransot, y usted es usted.
Yo me casaré gustosa con un escritor -añade ella suspirando-.
Me escribiría siempre versos. -Versos puedo yo también escribírselos, si usted lo desea. -¿Y sobre qué asunto escribirá usted? -Sobre amor, sentimientos, sobre sus ojos.
Como me leyera usted, se volvería usted loca.
Incluso lloraría usted.
Oiga, si yo le dirijo versos poéticos, ¿me dará usted su mano a besar? -Esto no tiene importa...






Documentos relacionados