SANDOKAN - El rey del marReportar como inadecuado




SANDOKAN - El rey del mar - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Salgari

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



EMILIO SALGARI SANDOKAN EL REY DEL MAR 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales EMILIO SALGARI SANDOKAN EL REY DEL MAR INDICE CAPÍTULO PRIMERO CAPÍTULO II CAPÍTULO III CAPÍTULO IV CAPÍTULO V CAPÍTULO VI CAPÍTULO VII CAPÍTULO VIII CAPÍTULO IX CAPÍTULO X CAPÍTULO XI CAPÍTULO XII CAPÍTULO XIII CAPÍTULO XIV CAPÍTULO XV CAPÍTULO XVI CONCLUSIÓN UNA EXPEDICIÓN NOCTURNA UN AUDAZ GOLPE DE MANO UN COMBATE TERRIBLE SIR MORELAND A LA CAZA DEL REY DEL MAR LOS MISTERIOS DE SIR MORELAND EN EL MAR DE LA SONDA LA ISLA DE MANGALUM LA TRAICIÓN DE LOS COLONOS EL REGRESO DEL REY DEL MAR EL CRUCERO DEL REY DEL MAR EN AGUAS DE SARAWAK EL DESASTRE DEL MARIANA EL -DEMONIO DE LA GUERRA- EL ÚLTIMO CRUCERO EL HIJO DE SUYODHANA CAPÍTULO PRIMERO - UNA EXPEDICIÓN NOCTURNA -¡Señor Yáñez, por aquel agujero de allí abajo veo brillar una luz! -Ya la he visto, Sambigliong. -¿Será algún prao que esté anclado en la rada? -No; más bien creo que se trata de una chalupa de vapor. Probablemente, la que ha conducido hasta aquí a Tremal-Naik y a Damna. -¿Acaso vigilarán la entrada de la rada? -Es muy posible, amigo mío -respondió tranquilamente el portugués, tirando el cigarrillo que estaba fumando. -¿Podremos pasar sin ser vistos? -¿Crees que van a temer un ataque por nuestra parte? Redjang está demasiado lejos de Labuán, y lo más probable es que en Sarawak no sepan todavía que nos hemos reunido.
A no ser que ya tengan noticia de nuestra declaración de guerra.
Además, ¿no vamos vestidos corno los cipayos del Indostán? ¿Y no van vestidas ahora lo mismo que nosotros las tropas del rajá? -Sin embargo, señor Yáñez, preferiría que esa chalupa o ese prao no estuviera aquí. -Querido Sambigliong, no dudes que a bordo estarán todos durmiendo.
Les sorprenderemos. -¡Cómo! ¿Vamos a asaltar a esos marineros? -preguntó Sambigliong. -¡Naturalmente!.
No quiero que queden a nuestras espaldas enemigos que luego podría...






Documentos relacionados