Una Tumba Sin FondoReportar como inadecuado




Una Tumba Sin Fondo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Bierce

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Ambrose Bierce Una Tumba Sin Fondo 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Ambrose Bierce Una Tumba Sin Fondo Me llamo John Brenwalter.
Mi padre, un borracho, logró patentar un invento para fabricar granos de café con arcilla.
Era un hombre honrado y no se hubiera comprometido él solo en la fabricación.
Por esta razón, era moderadamente rico: las regalías de su valioso invento apenas le dejaban lo suficiente para pagar los gastos del pleito contra los bribones culpables de la infracción.
Fue así que yo carecí de muchas de las ventajas de gozan los hijos de padres deshonestos e inescrupulosos, y de no haber sido por una madre noble y devota (quien descuidó a mis hermanos y a mis hermanas y vigiló personalmente mi educación), habría crecido en la ignorancia y habría sido obligado a asistir a la escuela.
Ser el hijo favorito de una mujer bondadosa es mejor que el oro. Cuando yo tenía diecinueve años, mi padre tuvo la desgracia de morir.
Había tenido siempre una salud perfecta, y su muerte, ocurrida a la hora de cenar y sin previo aviso, a nadie sorprendió tanto como a él mismo.
Esa misma mañana le habían notificado la adjudicación de la patente de su invento para forzar cajas de caudales por presión hidráulica y sin hacer ruido.
El Jefe de Patentes había declarado que era la más ingeniosa, efectiva y benemérita invención que él hubiera aprobado jamás. Naturalmente, mi padre previó una honrosa, próspera vejez.
Es por eso que su repentina muerte fue para él una profunda decepción.
Mi madre, en cambio, para quien la piedad y la resignación ante los designios del Cielo eran virtudes conspicuas de su carácter, estaba aparentemente menos conmovida.
Hacia el final de la comida, una vez que el cuerpo de mi pobre padre fue alzado del suelo, nos reunió a todos en el cuarto contiguo y nos habló de esta manera: -Hijos míos, el extraño suceso que han presenciado es uno de los más desagradables incide...






Documentos relacionados