El jinete en el cieloReportar como inadecuado




El jinete en el cielo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Bierce

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Ambrose Bierce EL JINETE EN EL CIELO 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Ambrose Bierce EL JINETE EN EL CIELO 1 Cierta tarde de sol en el otoño de 1861, un soldado se encontraba tendido bajo un monte de laurel junto al camino, en el oeste de Virginia.
Echado sobre el estómago, con la punta de los pies clavada en tierra y la cabeza apoyada en un antebrazo, empuñaba descuidadamente el rifle con su mano derecha.
Salvo por la posición algo metódica de las piernas y un ligero movimiento de la cartuchera al dorso del cinto, se hubiera pensado que estaba muerto.
Dormía, sin embargo, en el puesto de guardia.
Pero de haber sido descubierto, muy poco después lo hubiese estado, ya que la muerte era el castigo justo y legal de su crimen. El monte de laurel estaba ubicado en el recodo de un camino que después de ascender hasta aquel lugar por una escarpada cuesta, se volvía abruptamente hacia el oeste, corriendo por la cumbre unas cien yardas.
Desde allí regresaba de nuevo al sur y zigzagueaba monte abajo a través del bosque.
En la saliente del segundo recodo había una gran roca lisa, proyectada hacia el norte, que dominaba el hondo valle desde donde subía el camino.
La roca era el remate de una altísima barranca: de arrojarse una piedra desde el borde, caería a pico más de mil pies hasta la copa de los pinos.
El recodo donde estaba el soldado se encontraba en otro risco de la misma barranca.
Si hubiese estado despierto habría visto no sólo el breve brazo del camino y la roca salidiza, sino el contorno entero del barranco allá abajo, pronto para enfermarlo de vértigo. La región estaba cubierta de bosques, excepto en el fondo del valle, hacia el norte, donde un arroyo apenas visible desde el otro extremo surcaba una pequeña pradera natural.
Este espacio parecía apenas más grande que un patio, pero en realidad medía varios acres.
Su verdor era más vivo que el del bosque circundante, detrás del cual se levanta...






Documentos relacionados