La soberana del campo de oro - LiteraturaReportar como inadecuado




La soberana del campo de oro - Literatura - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Autor: Salgari, Emilio

Lugar: Madrid: Saturnino Calleja

Fecha de publicación: 189-?

Área: Literatura

Notas: Fondo Carmen Bravo-Villasante





Autor: Salgari, Emilio

Fuente: https://repositorio.uam.es


Introducción



I EDIT0R!AL*5ATURNINOCALLEJA--5.A.MADRID PRECIO DE VENTA: Ptas. N O V E LAS DE EMILIO SALGARI TO M O 3 DONACIÓN DE CoUfWLC fcU--fc * J~n acción de esta interesante novela te desarrolla en California, región del C alorarlo, limítrofe con el territorio mejicano y célebre por su riqueza aurífera. EMILIO SALGAR1 LA S O B E R A N A D E L C A M P O DE ORO V E R S I Ó N C A S T E L L A N A Zl EDITORJAL-SATUIVNINO CALLE! ,V S.
A C A Í A J F U N D A D A M A D E L R A Ñ O I D • %I U ES PROPIEDAD DERECHOS RESERVADOS CAPITULO PRIMERO LA SUBASTA DE UNA JOVEN E L viernes 24 mayo de 18., a las tres de la tarde, en el gran salón del Club Femenino, y bajo la inspección del infrascrito notario, se procederá al sorteo de la lotería organizada por cuenta de miss Annia Clayfert, llajrvada la Soberana del Campo de Oro, que por su belleza no tiene igual entre todas las jóvenes de San Francisco de California. Por expreso deseo de miss Annia Clayfert, el favorecido por la suerte podrá renunciar al premio si no fuese de su agrado, recibiendo, en cambio, la suma de veinte mil dólares. ¡El viernes 24 de m-ayo, a las tres de la tarde, todos al gran salón del Club Femenino, donde miss Annia se presentará al público en todo el esplendor de su radiante belleza! JOHN DAVIS, Notario de San Francisco.- — B — £ U¡LIO SALGAHÍ Este extraño aviso, fijado en todas las principalea fachadas de la reina del Océano Pacífico y en el tronco de los árboles de los jardines públicos, había causado extraordinaria sensación, aun cuando no fuese completamente nuevo el caso de jóvenes casaderas que se pusieran a subasta como un simple objeto del Monte de Piedad. A decir verdad, semejantes anuncios se han hecho algo raros en aquella grande y populosa ciudad de la Unión Americana del Norte; pero todavía en 1867 eran bastante frecuentes, y muchos matrimonios se efectuaban de este modo. Sabido es que los americanos no quieren perder el tie...






Documentos relacionados