La última palabra - FilosofíaReportar como inadecuado




La última palabra - Filosofía - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Autor: Garoz Bejarano, Emilio

Lugar: Universidad Autónoma de Madrid

Fecha de publicación: 1994

Detalles: Cuaderno Gris. Época II, 12 (1994): 39-42.

Área: Filosofía





Autor: Garoz Bejarano, Emilio

Fuente: https://repositorio.uam.es


Introducción



ultima palabra EMlLlO GAROZ BEJARANO Zanjar civilizadamente, en consenso mutuo, la discusi6n es matar la palabra. Matar la palabra es matar el ser; matar el ser es acabar con todo.
No tener nada de que hablar es estar muerto.
No hemos de callar, pues, aunque se nos acuse de terroristas del verbo.
El principio del diilogo plat6nico estg difuminado en el origen.
El o r i g n se remonta a lo no escrito, a lo no dicho per0 recordado: el origen impregna asi toda la palabra plat6nica.
Pero la meta no esti ni siquiera recordada.
No hay un final en el di9logo de Plat6n, no hay puertas que se cierran tras la dltima silaba y enclaustran lo dicho bajo siete Ilaves.
El texto plat6nico es ante todo habla, es conversacibn, diilogo, voz, palabra dicha y s610 accidentalmente escrita. Y lo dicho forma parte de la vida.
Es mis, lo dicho es el componente fundamental de la vida.
Por eso no hay meta, no hay final: la vida fluye en lo dicho y lo dicho continda siempre: es vida.
Tras la 6ltima palabra se acaba el hablar y con 61 la vida en su mutuo sostenerse.
La muerte de S6crates es un episodio mis de la vida: la vida sigue y por eso tampoco hay un final del dihlogo.
Se van 10s amigos de S6crates y siguen hablando, seguirh hablando de S6crates hasta que mueran y otros ocupen su lugar y sigan hablando de ellos y de S6crates.
Sdcrates ha muerto per0 la vida sigue y la palabra tambiCn.
La apertura en la meta que tienen 10s didogos plat6nicos les confiere ese cargcter peculiar de fluir vital, de frescura, de terreno abonado donde el ser entierra profundarnente sus raices. Hoy en dia se nos llama --en nombre de la Ctica y la civilizaci6n politica- a un suicidio en masa.
Se nos invoca a cortar de raiz ese decir continuo que inaugur6 Plat6n; se nos exhorta a decir la dltima palabra y callar para siempre, mgs bien morir para siempre, sin que nadie hable de nosotros, porque ya no hay nada que decir.
Posturas politicas como las de Ape1 y Habermans que catapultan el fin de la palabra, que nos e...





Documentos relacionados