Aventura contemporáneas Reportar como inadecuado




Aventura contemporáneas - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

26


Autor: Silvela, E

Fuente: https://archive.org/


Introducción



E. SILVELA AVENTURAS CONTEMPORÁNEAS AÑO Imprenta de Bernardo Rodríguez Calle del Barquillo, 8. — Madrid AVENTURAS CONTEMPORÁNEAS OBRAS DEL MISMO AUTOR Memoria de la Fiscalía del Tribunal Supremo (1903). Ensayos de Política y Administración. Cervantes, poeta.
(Florilegio.) «Ne quid nimis.» Vida picaresca. El Congreso Penitenciario de Washington. EN COLABORACIÓN El Derecho penal estudiado en principios y en ción vigente en España, la legisla- por D.
Luis Silvela.
(Co- rrección y aumento de la segunda edición.) EN PREPARACIÓN Romancero de Tetuán. Pedazos de vida. E. SILVELA AVENTURAS CONTEMPORÁNEAS AÑO Imprenta de Bernardo Rodríguez Calle del Barquillo, 8. — Madrid ES PROPIEDAD QUEDA HECHO EL DEPÓSITO QUE MARCA LA LEY Aventuras contemporáneas «Cuanto más, que este vuestro libro de si bien caigo en la cuenta, sólo tiene que aprovecharse que fuere escribiendo, que fuere más perfecta, tanto mejor será la imitación cuanto ella lo . en lo que se escribiere.» (Prólogo de la primera parte del Quijote.) *** «. ni en los personajes ni en las alusiones se hallará nadie retratado con aquella identidad que es necesaria en cualquiera copia ella así pueda indicarse el original. para que por Procuró el autor, en la formación de la fábula como en la elec- ción de los caracteres, imitar la naturaleza en lo universal, formando de muchos un solo individuo.» (Advertencia de La comedia nueva, de Moratín.) CAPÍTULO PRIMERO UN SALÓN DE MODA Saboreaba Diego Fajardo con verdadero deleite y tumbado en cómoda butaca un habano después de la espléndida comida de los marqueses de Bertonda.
Su espíritu, en constante labor crítica, que acertaba á convertir, parte por disposición ingénita, parte por disciplina, en per- petua fiesta del ingenio, le representaba sobre la mesa de que acababa de levantarse como una de tantas necedades de la moda, aceptada por el espejo ten...






Documentos relacionados