Anales de instrucción primaria Reportar como inadecuado




Anales de instrucción primaria - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Book digitized by Google and uploaded to the Internet Archive by user tpb.


Autor: Uruguay Dirección General de Instrucción Primaria

Fuente: https://archive.org/


Introducción



^ ANALES INSTRUCCIÓN PRIMARIA Tomo: IV OCL i.« DE JULIO DE laoó al 30 DE ABRIL DE lao? AKo: III La Escuela Primaria (Continoacióa) XIV LOS MAESTROS He hablado ya anteriormente y hablaré más adelante de la mayor influencia de la mujer en la escuela en general, pero esta influencia es aún más acentuada y más poderosa en la escuela rural de secciones agrícolas 6 ganaderas, no sólo por la naturaleza misma de la mujer, sino también por la forma en que funcionan dichas escuelas. Lias escuelas rurales son mixtas, es decir, que albergan á alumnos de uno y otro sexo, y como en los distritos en que funcionan se suelen olvidar las prescripciones de edad para su asistencia á ellas, sucede con frecuencia que se encuentran en esas escuelas, niños y niñas que con arreglo á sus años han dejado de serlo en realidad. Bata tolerancia, excusable por otra parte por ahora, no ofrece los peligros que ofrecería en las escuelas de la capital, donde el propio medio, las vinculacíoneti de todo orden que engendra la vida en común, los espectáculos frecuentes que ofrece la existencia de las calles y otra multitud de causas armónicas, hace que los niños que concurren á esas escuelas sean en general más precoces en cierto orden de ideas esencialmente graves para la vida en común de niños de uno y otro 06X0, pertenecientes á una raza apasionada, imaginativa y audaz. Los alumnos del campo, más hombres en cuanto entran más temprano á la labor diaria que contribuirá al sostén de la familia; más identificados con la vida de la naturaleza cuyos secretos descubren á diario por sí mismos, son ingenuos, rudamente ingenuos, pero, en general, respetuosos, humildes y disciplinados sobre todo para las maestras. La concurrencia, pues, de alumnos así, que son con frecuencia, en realidad hombres y mujeres, y que deben pasar varias horas en la escuela, exige imperiosamente la presencia de una maestra, que es la única que tranquiliza y satisface los temores y las exigenc...





Documentos relacionados