Vientos de noche Reportar como inadecuado




Vientos de noche - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Y en su forma estática de ser, ambos se negaron a decir en voz alta, algo tan obvio.


Autor: Constelacion de salamandra

Fuente: https://archive.org/


Introducción



Vientos de noche by Constelacion de salamandra Category: Batman Genre: Drama, Romance Language: Spanish Characters: Jason T.-Red Hood, Richard G.-Nightwing Status: In-Progress Published: 2016-04-25 10:31:51 Updated: 2016-04-25 10:31:51 Packaged: 2016-04-25 23:17:25 Rating: K Chapters: 2 Words: 7,950 Publisher: www.fanfiction.net Summary: Y en su forma estática de ser, ambos se negaron a decir en voz alta, algo tan obvio. 1.
Suerte la Puta ¿Has pensado alguna vez, que la vida te juega chueco? ¿Has pensado, que el destino es una maldita caprichosa que se tiñe de suerte cuando se te presenta?. Yo sí. La vi ayer. Engalanada con una canción heroica. Bailaba a mi paso. Me tomo de la mano. Se impregno del olor macabro que explotaba desde mi puño tenso. Ella, mi compañera de largas gasas blancas: flotaba cruelmente. Las estrellas eran noches enredadas, historias que se me explicaban en el parpadeo inconsciente que me esforzaba por dar antes de que mi respiración terminara por detenerse, aun intentando oírla por sobre los ronquidos de las grandes serpientes y sus vapores. Me sonrió. Jamás creeré en ella. Porque ella es la maldita que me escupe a cada instante, es la traicionera que me instruyó en la desconfianza. Desconfiar de la misma tranquilidad. -Sopa.
Es insípida, pero es lo que necesitas. ¿Han despertado cuando se creían en el otro lado del túnel? ¿Se han sentido perdidos al punto de fijarse si de un momento a otro te has convertido en tullido? Yo sí. A juzgar por el calendario, horroroso obsequio de una tienda de lácteos: he dormido tres semanas. Es lo que cualquiera consideraría coma. ¿Qué puedo decir? Soy un milagro.
Asombro hasta al galeno, me sorprendo a mí mismo: y según eso, yo tendría que ser el menos maravillado de lo que puedo hacer. Pero, ¡oh, sí! Existe en este momento la brillante excepción; la jodida palabrita se hace presente cuando ella llega y no me refiero a la maldita de Suerte. La...





Documentos relacionados