La Ciudad Castellana entre todos la matamos Reportar como inadecuado




La Ciudad Castellana entre todos la matamos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

26


Autor: Senador Gómez, Julio

Fuente: https://archive.org/


Introducción



LA CIUDAD CASTELLANA! ENTRE TODOS LA MATAMOS I Biblioteca.de Cultura JULIO Moderna y Contemporánea SENADOR GÓMEZ NOTARIO DE FRÓMISTA La Ciudad Castellana ENTRE TODOS LA MATAMOS BARCELONA EDITORIAL MINERVA, S. Aribau, 179.— Teléfono, G.
27 A. ES PROPIEDAD Sobs.
de López Robert y C.*, Conde Asalto, 63. — Barcelona . DEDICATORIA A los mineros de Barruelo y Asturias; a los ferroviarios del Noroeste y Norte; a todos los obreros de España y en especial a las Juventudes Socialistas de Barruelo y Palencia, como y afecto, tiene testimonio de consideración el honor de dedicar este EL AUTOR libro PROLOGO Benévolo lector las . Me atrevo a suplicarte que si crudas aserciones del presente libro soliviantan en tu espíritu ese oscuro sentimiento de vanidad regional que tan frecuentemente confundimos con el patriotismo, tengas, por lo menos, la prudencia de no dar rienda suelta a tus indignaciones hasta estar bien informado. Párate donde encuentres algo disonante; vuelve a leer con calma y examina reposadamente cada proposición por que quizás no tardes en hallar, por allí cerca, alguna razón de prueba que te de- vuelva la ecuanimidad. Esto debes hacer si te interesa proceder como patriota de la buena cepa, por que el correcto pa- triotismo no consiste en propalar embustes ni en ayudar a sostener perjudiciales farsas, consiste, sencillamente, en procurar, a todo trance, el en- grandecimiento de la patria; y pcvra eso conviene empezar emprendiendo una guerra sin cuartel Prólogo 8 contra el error por que en el mundo no hay una sola patiia que se haya engrandecido con men- tiras. Nunca fué buen indicio de fuerza ocultar la verdad. Nosotros rara vez la decimos tal como es por que somos cobardes; y somos cobardes por que somos débiles. Tenemos miedo de que la los colores al rostro; y, sin verdad nos haga salir embargo, es hoy pre- más importa que los hombres busquen y proclamen la v...






Documentos relacionados