Sátira crónica y ciencia bienpensante Reportar como inadecuado




Sátira crónica y ciencia bienpensante - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Sátira crónica y ciencia bienpensanteAutor: Sergio Ramirez Lamus, 2002Editado por archivos del Índice, Fundación EditorialMás información:http:-www.archivosdelindice.com-Descargas


Autor: archivos del Índice, Fundación Editorial

Fuente: https://archive.org/


Introducción



aÍ Fundación Editorial archivos del Índice Sátira crónica y ciencia bienpensante SERGIO RAMÍREZ LAMUS Para J.
D.
W. A raíz de un comentario del columnista Antonio Caballero en torno a un libro sobre Biología del escritor Fernando Vallejo, el eminente economista Salomón Kalmanovitz se rasga las vestiduras para plantear la existencia de una rémora de letrados hispanófilos enemigos de la ilustración.
A medida que se examina el fuego cruzado entre el indignado economista y la pluma mordaz del periodista y escritor Antonio Caballero, resuenan los planteamientos de otro académico, el pedagogo alcalde de Bogotá, Antanas Mockus.
Entre académicos-funcionarios y letrado-periodista se abre una contienda que enfrenta a la insolencia satírica con el espíritu serio de las instituciones.
Punto de partida: en la carátula de SEMANA el alcalde Mockus aparece sin su barba habitual, como parte de un anuncio publicitario cuyo importe se destina a causas filantrópicas. Comercializa su barba por una buena causa– un semanario consagra en su carátula su look modificado.
Caballero compara sus habituales arreglos capilares con los de Calígula – barbita en collier y peinado hacia delante de falso niño ingenuo– (SEMANA, enero 22-2001). Está bien comenzar por esta minucia cosmética1 para reseñar una pugna entre razón y sin razón, bien pensar y mal pensar.
Máxime cuando este combate moviliza simultáneamente valoraciones abiertamente emotivas y argumentos presuntamente sesudos relativos a la estratificación social colombiana. Que el lector no tome a la ligera el término “cosmético”.
En el examen de Angus Fletcher sobre la alegoría (Allegory: the theory of a symbolic mode.
Cornell University Press, Ithaca, 1964) dicho término alude al adorno como constituyente de un COSMOS.
Dicho de otra forma: al decir “menos cosmético” no me ciño un lugar común como el que descalificaría, de entrada, la validez del presente texto (cosmético de cabo a rabo)....






Documentos relacionados