Vol v. 152, no. 12: El poder de la impotencia : drama en tres actos y en prosa Reportar como inadecuado




Vol v. 152, no. 12: El poder de la impotencia : drama en tres actos y en prosa - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

On cover: El TeatroImprint on cover: Madrid : F. Fiscowich, 1897-Dos palabras para concluir-: 3 p. following textNo. 14, in vol. 80 with binder-s title: Teatro Español Borrás


Autor: Echegaray, José, 1832-1916

Fuente: https://archive.org/


Introducción



This book made available by the Internet Archive. ^^^^^^^^S^^^i^^^^^^tí^^^^^iS^^^ » ACTO PRIMERO ¡La escena representa una sala modesta.
Muebles de distintas clases: unos buenos y flamantes, otros ya viejos y estropeados: conjunto abigarrado.
En los cuadros y adornos lo mismo: una mezcla confusa y unti—artística: obras y objetos de mérito revueltos con otros vulgares.
Todo ello da idea de la casa de un prestamista rico: atmósfera de sordidez.
En primer término, una mesa con papeles, legajos, tintero muy grande y varias plumas, salvadera también muy grande y negra; un quinqué apagado, dos ó tres pliegos con dibujos, caja de colores y pinceles.
También en primer término un sofá antiguo.
Puerta en el fondo que da á un corredor de cristales.
Dos puertas á la derecha; á la izquierda un balcón.
El balcón cerrado; la sala á oscuras completamente. ESCENA PRIMERA RAFAEL y PAQUITA Hafael sentado junto á la mesa: ha dejado caer la cabeza sobre ella, y duerme profundamente.
Paquita entra por la derecha. Paq.
¡Toma! ¡toma!.
¡A oscuras!.
¿Cómo no han abierto aquí? Pues ya son más de las nueve.
(Abre la primera ventana que encuentra, mira alrededor y repara en Rafael.) ¡Rafael!.
¡Pobre Rafael! ¡Se quedó dormido! ¡Estaría trabajando toda la noche y le venció el cansancio! — 6 — Rafael.
Paq. Rafael. Paq. Rafael. Paq. Rafael. (Sigue abriendo el balcón, la puerta del fondo y la otra ventana.} Claro, ¡un fárrago de cuentas! ¡Cuentas á él, que las odia! ¡Números á Rafaelito, que está siempre volando por el cielo azul!.
¡Y en esos revoloteos yo también te acompaño, Rafaelito! Tenemos los mismos gustos, damos los mismos aleteos, y sufrimos las mismas penas.
A él le gusta la música, la poesía, la pintura.
¡ah! ¡la pintura sobre todo!.
y á mí, eche usted otro tanto.
No, á mí me gusta lo que le gusta á él.
Si le gustasen los toros y las riñas de gallos.
nada, á mí lo mismo.
Pues no señor, á él, que est...





Documentos relacionados