Chasquear los dedosReportar como inadecuado




Chasquear los dedos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Fuente: http://www.libroteca.net/


Introducción



Chasquear los dedos Raúl Flores Iriarte (2do.
lugar concurso Ciencia-Ficción´03 Revista JuventudTécnica) El 31 de octubre de 1999 descubrí por vez primera que podía cambiar el orden de las cosas con tan solo chasquear los dedos.
Cierto es que al principio no cambiaban mucho, pero entrené mis cualidades y pronto, de convertir un simple vaso de agua en burbujeante Coca Cola, pasé a ser capaz de adivinar el futuro y pude prevenir guerras, accidentes de tránsito y la muerte de dos mascotas del barrio. Con tan solo chasquear los dedos logré el reconocimiento de una nación pequeña, de dos niñas (8 y 11 años respectivamente) y de una docena de familias.
Atesoro en mi casa las llaves honoríficas de una capital de Estado, una foto donde un presidente desconocido estrecha mi mano efusivamente, y algunas fotos de familia, junto a la colección completa de las obras de Jack Kerouac (regaladas por un admirador), un juego de vajilla de barro irlandés y un par de mechones de cabellos rubios enlazados en cintas azules (pertenecientes a las cabezas de dos niñas; 8 y 11 años respectivamente). Me declararon insignia nacional y más adelante pasé a ser Patrimonio de la Humanidad.
Así de simple.
Con tan solo chasquear los dedos. Cuando vi a aquella chica vestida de rojo en la fiesta de inauguración del Instituto de Química Nacional me di cuenta que las cosas iban a salir mal.
Algún rincón lejano de mi cerebro dictó la advertencia, pero no le hice caso.
Ella me dijo que se llamaba igual que una cantante famosa que ahora no recuerdo, y que estaba sola, porque su novio la había abandonado. Su novio era físico y ella era química, por eso estaba en la fiesta más sola que un astronauta.
No creo que tengan nada que ver las especialidades profesionales con los asuntos del corazón, pero al decir que su novio era físico, ponía cara de asco.
Parece que los químicos y los físicos no se llevan muy bien que digamos. A pesar de darme cuenta que las cosas iban a salir ...





Documentos relacionados