A mi viejitaReportar como inadecuado




A mi viejita - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Fuente: http://www.libroteca.net/


Introducción



DOÑA JOMA Ahí estaba la viejita sentada frente al fogón de barro en su silla vieja de madera carcomida por el tiempo, con unas chanclas verdes de plástico, su vestido azul floreado casi igual de viejo que ella, su bordón hecho de palo jiote a lado.
El cabello color pimienta que da esa combinación de canas y de lo que aun sigue siendo el cabello negro.
La piel morena clásica costeña, igual de envejecida que todas sus pertenencias. Le gustaba sentarse todas las tardes a espulgarse el cabello por cualquier aparición de alguna liendre que cuando la descubría las fulminaba inmediatamente apretándola con las uñas de sus pulgares , los cadáveres de esos enemigos perpetuos quedaban en su delantal amarillo con cuadritos.
Sola inmensamente sola acompañada de dos perros criollos que le regalaron en la finca donde solía vender cualquier objeto comerciable. Sus cigarros alas azules que fumaba sin cesar y que fue su gusto desde la infancia “para espantar a los zancudos y los a los malos espíritus”.
Su única compañía humana había fallecido meses atrás por los estragos de la vejez.
Don Felipe, un campesino que la amo hasta el último día de su muerte, de temperamento pacifico con una tolerancia infranqueable. Doña Joma como le decían la gente del pueblo, de carácter explosivo enemiga de los coches que llegaban a comerse sus plantas que, cuando lograban entrar a su patio sin que ella se percatara alertaba a sus perros para que los corretearán.
El episodio era similar al de los leones que corren detrás de su presas , solo que en esta ocasión en vez de ser animales ágiles, estos eran todo lo contrario , ladridos y chillidos se mezclaban en un alboroto donde los animales de doña Joma siempre ganaban la batalla. Todas las mañanas preparaba su café en una hoya de peltre, calentaba el agua en el fogón alimentado aún por la leña que le dejo don Felipe antes de partir.
El olor del café se expandía por toda la casa aromatizando hasta al más último r...





Documentos relacionados