El Nacional Socialismo y sus antecedentes filosóficos: el Romanticismo y el Irracionalismo - Capítulo 2. El Romanticismo alemán como fuente del Nacional Socialismo - Departamento de Relaciones Internacionales Reportar como inadecuado




El Nacional Socialismo y sus antecedentes filosóficos: el Romanticismo y el Irracionalismo - Capítulo 2. El Romanticismo alemán como fuente del Nacional Socialismo - Departamento de Relaciones Internacionales - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

El Nacional Socialismo y sus antecedentes filosóficos: el Romanticismo y el Irracionalismo - Capítulo 2. El Romanticismo alemán como fuente del Nacional Socialismo - Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas. - - Licenciatura en Relaciones Internacionales. - Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades, - Universidad de las Américas Puebla

Autor: López Ballesteros, Manuel

Fuente: http://catarina.udlap.mx/


Introducción



Capítulo Segundo El Romanticismo alemán como fuente del Nacional Socialismo El romanticismo fue un movimiento filosófico que se originó en Alemania a fines del siglo XVIII como reacción al racionalismo de la Ilustración traída a Alemania por la Revolución Francesa, de igual manera se desarrollo como reacción hacia el neoclasicismo. Se desarrolló fundamentalmente en la primera mitad del siglo XIX, extendiéndose desde Alemania al resto de Europa. El romanticismo alemán fue una reacción contra el “espíritu racional” expresado por el racionalismo “hipercrítico” de la Ilustración y el neoclasicismo, y favorecía, ante todo, la '''supremacía del sentimiento frente a la razón”; la “fuerte tendencia nacionalista de cada país”; la del “liberalismo frente al despotismo ilustrado”; la de la “originalidad frente a la tradición grecolatina”; la de la “creatividad frente a la imitación neoclásica”; la de la “obra imperfecta, inacabada y abierta frente a la obra perfecta, concluida y cerrada”.
Es propio de esta filosofía alemana un gran aprecio de lo personal, un subjetivismo e individualismo absoluto, un culto al “yo fundamental” y al Volkgeist o “carácter nacional” frente a la “universalidad y sociabilidad“ que indica la Ilustración en el siglo XVIII.
El romanticismo alemán representa el auge de lo nacional y de su elemento constitutivo definido como nacionalismo, que nacen como una reacción a la cultura francesa del siglo XVIII, de espíritu clásico y universalista, dispersada por toda Europa mediante Napoleón I Bonaparte. El romanticismo alemán retoma lo elemental, lo primitivo, la fuerza desencadenada, con connotaciones negativas respecto de lo armónico, al convencionalismo académico, de imitación de los modelos franceses; retoma las antiguas culturas bárbaras de la Edad Media, en vez de en la Antigua Grecia o del Imperio romano, su inspiración. La versión más extrema del romanticismo “no ...






Documentos relacionados